QUE SE ESCUCHE LA VOZ DE LOS PASTORES…

el

blanco y negro 1

Que se escuche la voz de los pastores por estas sierras donde trina el mirlo,

estas sierras de acebos y avellanos, de robles y robustos encinares.

Que se escuche su voz por las cañadas,

por vetustas veredas y cordeles que añoran esa lluvia de cencerros,

esos días de sol, de polvo y barro que oscurecen las sienes.

 

Que pronuncien su nombre con la boca ganadera,

con los labios costrados por el frío,

con las uñas quebradas por las piedras,

con los ojos sembrados de horizontes.

 

Que fue de los pastores trashumantes durmiendo sobre un lecho de hojas secas,

sepultando el sollozo de las noches que rasga un alarido de silencios,

a los pies de su vida solitaria.

 

Levantemos la voz como la onda con la fuerza del rayo en la tormenta,

con los siglos de alforjas y zurrones,

de migas y sudor rancio en la ropa,

con la memoria abierta del canquero sobre la firme ruina de casales,

de puños en garrotes y cayados,

de albarcas consumidas en la tierra.

 

Esta tierra que nutre nuestras frentes quemadas por el sol,

por el bochorno,

por el viento instalado en nuestro oficio que surca parameras y barrancos,

ríos, valles y dehesas.

 

Sigamos  recorriendo las cañadas con un rumor de esquilas y pezuñas,

con un grito de hielos y mastines que acechan como dientes de primalas,

Levantemos las voces compañeros que agoniza un pastor ante la muerte.

 

P.D: (No hemos podido confirmar la autoría de este poema para citarlo, pero hemos sucumbido a su encanto para compartirlo)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s